Ya sea que tengas antojo de platillos dulces o salados, no todos los antojos significan lo mismo.

Mientras que la gran mayoría son por mero antojo (un ejemplo son las comidas caseras) , otros pueden indicar una falta de nutrientes o un desequilibrio hormonal.Si el estrés u otros motivos emocionales no son la razón por la cual tienes muchos antojos de comida chatarra, la causa podría ser una cuestión psicológica , eso explicaría porqué tu cuerpo constantemente desea comer más fuera de tus horas de comida.

 

Chocolate  – Necesitas magnesio

Es muy cierto que nuestro cuerpo utiliza los antojos como un método para decirnos que algo nos hace falta. Sin embargo, cuando tienes antojo de chocolate , usualmente no es lo que tu cuerpo en realidad necesita. Cuando tienes antojo de chocolates, lo más seguro es que tengas una deficiencia de magnesio , cromo y vitamina B, esto de acuerdo con diversos especialistas.

Bríndale a tu cuerpo estos micronutrientes en forma de suplementos o consume 70% (o más) de chocolate oscuro, ya que éste es una excelente fuente de magnesio. Un puño de almendras también puede ayudarte a calmar este antojo, ya que éstas tienen una gran cantidad de magnesio.

 

Comidas dulces – Necesitas agua

Los antojos de comidas dulces, como los pasteles o galletas, pueden estar indicando que tu nivel de azúcar está muy bajo o que te encuentras deshidratado. Sin embargo, ten siempre en cuenta que cuando consumes grandes cantidades de dulce es muy posible que te dé un bajón de azúcar repentino, lo cual puede afectar tus hormonas y metabolismo.

Antes de que consumas alimentos dulces, intenta tomar un vaso de agua y dale a tu cuerpo un tiempo para que «se reinicie». Si el antojo sigue ahí, come una manzana, moras o una naranja. No obstante, el tener antojo por comidas dulces podrían indicar depresión. Si te sientes muy triste con frecuencia o siempre quieres comer cosas dulces, encuentra maneras de aumentar tus niveles de serotonina , ya sea a través del ejercicio o hablando con un especialista.

Comidas saladas – Necesitas vitaminas B

Un antojo de comida salada puede ser causado por varias cosas, como el exceso de azúcar en la dieta, una deficiencia de sodio o demasiado potasio. Para esto se recomienda reducir el azúcar y evitar la sal de mesa.

Si tus ansias de algo salado se produce durante un período estresante, también podría indicar una necesidad de vitaminas del grupo B. Tomar un buen complejo de vitamina B reprimirá el deseo. Sin embargo, si el ansia de sal se presenta después de un entrenamiento , una enfermedad o malestar estomacal , puede significar que el cuerpo ha perdido muchos minerales. Para esto se recomienda tomar un polvo electrolítico en el agua simple para reemplazar los minerales faltantes. Lo mejor es elegir estos en lugar de bebidas deportivas, ya que a menudo contienen demasiada azúcar.

Comida frita- Necesitas ácidos grasos esenciales

Cuando se trata de antojo de comida grasosa o frita, una deficiencia en AGEs (ácidos grasos esenciales) suele ser la culpable. No obstante, el desayuno con hamburguesas o con tocino y huevos contiene demasiadas grasas trans, grasas que se procesan para alargar la vida útil y hacer un producto más económico.

En lugar de una pizza grasosa o el pollo frito, come aguacate, una cucharada de aceite de coco o linaza, una ensalada con aceite de oliva y vinagre balsámico o sumerge el pan en aceite de oliva. Las nueces y semillas contienen aceites saludables y son excelentes opciones también. Alternativamente, incluye regularmente pescado graso como el salmón o el arenque en tu dieta o toma un suplemento de aceite de pescado. Recuerda que tu cerebro tiene un 60 por ciento de grasa y tu cuerpo necesita aceites, y el tipo adecuado, para mantenerse saludable.

 

Pan o pasta – Necesitas nitrógeno

El pan y la pasta son alimentos reconfortantes que parecen ser como la droga para el cerebro de un adicto. Cuando estás comiendo ese croissant, se libera el neurotransmisor dopamina (también conocido como el «químico del placer»), lo que explica por qué puedes tener dificultades para dejar de consumir carbohidratos.

Los antojos de carbohidratos podrían significar que tu cuerpo desea más nitrógeno (carne, pollo y pescado contienen esto). O podrías necesitar un ‘abrazo’ de comida y gratificación instantánea». Come un puñado de nueces o una ración de hummus. Si esto no logra extinguir tu antojo, entonces es probable que sea un deseo de gratificación. Un compromiso emocional (escribir un diario, chatear con un amigo, etc.) y una conversación interna positiva sobre lo que realmente se necesita pueden ser la respuesta aquí.

 

Carne roja – Necesitas hierro

Un antojo de carnes rojas a menudo apunta a una deficiencia en proteínas (que es bastante raro), así como hierro, aminoácidos o fósforo. Diversos médicos están de acuerdo en que una deficiencia de hierro suele ser la causa de los antojos de carne roja, pero advierten que no se debe comer demasiada carne para compensar esto.

La gente realmente no necesita tanta proteína como la prensa popular parece tratar de convencernos. Hay soluciones baratas, sin carne, que son más amigables para el planeta y mantienen el cuerpo saludable, feliz y bien alimentado, sin antojos y deficiencias . Se sugiere comer frutas secas, remolachas, frijoles y ciruelas pasas si se tiene deficiencia de hierro. Estos alimentos están repletos del hierro adecuado y también son más fáciles para los riñones y tu digestión.