¿En qué consiste la circulación sanguínea?

El cuerpo es una máquina complicada, llena de sistemas extraños y nombres confusos para partes confusas. Así que vamos a simplificar un poco el tema de la circulación sanguínea. El sistema circulatorio de la sangre, también conocido como sistema cardiovascular, consiste en el corazón y todos los vasos sanguíneos que se encuentran en todo el cuerpo. Las arterias transportan la sangre desde el corazón, mientras que las venas la transportan hacia atrás. Hay dos sistemas circulatorios adicionales que comprenden el sistema cardiovascular que necesitas conocer. Estos son los sistemas sistémico y pulmonar. La circulación sistémica es lo que transporta el oxígeno y la sangre rica en nutrientes a través de nuestras arterias a nuestros órganos, tejidos (que incluyen nuestros músculos) y células. Cuando libera esas sustancias vitales, toma dióxido de carbono y otras sustancias de desecho (como el ácido láctico). Ahora con poco oxígeno, la sangre es recogida por las venas y transportada de vuelta al corazón. La circulación pulmonar se produce cuando respiramos oxígeno fresco y entramos en el torrente sanguíneo, mientras que el dióxido de carbono se libera simultáneamente de la sangre.

 Y así continúa el ciclo: el corazón actúa como una bomba, transportando sangre oxigenada a nuestros órganos, y luego llevando sangre desoxigenada de nuestros órganos a los pulmones para oxigenarnos nuevamente.

Así es como debería funcionar la circulación sanguínea en el cuerpo. Como puedes imaginar, el sistema circulatorio es vital para todos, pero especialmente para los atletas que buscan rendir al límite de su capacidad. Con un buen flujo de sangre viene una buena distribución de nutrientes, especialmente oxígeno. Con la mayor cantidad de oxígeno que fluye hacia nuestros músculos, nuestro tiempo de fatiga en el ejercicio se alarga, lo que significa que podemos mover más peso o correr / remar / doblar por menos tiempo hasta que nuestros músculos nos obliguen a detenernos para descansar. Tener una buena circulación también ayuda a estabilizar la temperatura corporal, mantener el equilibrio del pH y transportar nutrientes y productos de desecho hacia y desde las células. Si tenemos un problema con nuestra circulación, nuestra capacidad física y nuestra salud general sufrirán como resultado.

Las consecuencias de una pobre circulación

La mala circulación ocurre cuando la sangre no fluye libremente a través del cuerpo debido a un bloqueo en las arterias. Esta es una mala noticia, ya que significa que tus órganos (incluidos el corazón y el cerebro) no reciben todos los nutrientes que necesitan para funcionar correctamente. Además, tus extremidades, tus piernas, pies, manos y brazos, tampoco recibirán suficiente sangre. Combinado, esto puede llevar a muchos problemas, algunos de los cuales son potencialmente mortales.

Estos incluyen:

-Alta presión sanguínea

-Vértigo y mareos.

-Calambres musculares

-Entumecimiento

-Úlceras

– Coágulos de sangre

-Hemorroides

– Túnel de carpiano (una condición en la que hay una presión excesiva sobre el nervio mediano. Este es el nervio en la muñeca que permite sentir y mover partes de la mano).

– Venas varicosas (venas inflamadas, retorcidas y algunas veces dolorosas que se llenaron con una acumulación anormal de sangre)

-Enfermedad cardiovascular

-Daño de órganos

Esa es una lista bastante larga. Además de tener que lidiar con los efectos adversos de estas condiciones en el día a día, una persona que sufre de mala circulación sanguínea tendrá dificultades para desempeñarse atléticamente. Simplemente no podrá mover tanto peso, correr tan rápido o recuperarse tan rápido cuando no puede llevar oxígeno a sus músculos y deshacerse del ácido láctico y otros desechos del cuerpo.

¿Qué ocasiona una mala circulación?

La mayoría de las veces, un individuo sufre de mala circulación sanguínea como resultado de sus hábitos de vida. Fumar, la falta de ejercicio y una dieta deficiente (caracterizada por el alto contenido de azúcar, las grasas trans y el consumo de alcohol) contribuyen a diferentes afecciones que afectan el flujo sanguíneo. Por ejemplo, la arteriosclerosis, o endurecimiento de las arterias, es un efecto secundario de la diabetes y es provocada por el hábito de fumar, el exceso de peso y la falta de ejercicio físico. Esta condición se produce cuando los ácidos grasos como el colesterol se acumulan en el torrente sanguíneo y forman placas duras en las paredes arteriales. Esto estrecha las arterias y restringe el flujo de sangre. Además, sentarse por un tiempo prolongado (es correcto, sentarse) puede provocar un flujo sanguíneo deficiente en el cuerpo. Cuando tus músculos no se mueven, tu circulación disminuye. Esto significa que usará menos glucosa (azúcar en la sangre que el cuerpo usa para producir energía) y quemará menos grasa, lo cual no es bueno. El flujo sanguíneo lento permite que los ácidos grasos obstruyan el corazón, lo que causa presión arterial alta y colesterol elevado. También puede hacer que la sangre y otros fluidos se acumulen en las piernas, lo que puede provocar varices y la formación de coágulos sanguíneos peligrosos llamados trombosis venosa profunda. No es de extrañar que las personas con estilos de vida sedentarios tengan el doble de probabilidades de desarrollar una enfermedad cardiovascular que las personas más activas.

¿Cómo podemos mejorarla?

 

Comer betabel o tomar jugo de betabel

Las remolachas contienen una gran cantidad de nitratos inorgánicos, que es un químico natural que se encuentra en el aire, el suelo y el agua. Cuando se consume, se convierte en óxido nítrico, que es un potente vasodilatador (un compuesto que abre los vasos sanguíneos en el cuerpo). Se cree que el óxido nítrico dilata los vasos sanguíneos y reduce la cantidad de oxígeno requerido para realizar el ejercicio. Al ayudar a facilitar el ensanchamiento de los vasos sanguíneos, el óxido nítrico ayuda a promover el aumento del flujo sanguíneo en nuestro músculo esquelético (lo que significa que se pueden mover más nutrientes como el oxígeno por todo el cuerpo) y regular nuestra presión arterial.

Hacer yoga

El yoga puede brindar un amplia gama de beneficios, los cuales incluyen bajar la presión arterial y mejorar la circulación. Múltiples estudios han demostrado que este es el caso. Las altas cantidades de estrés pueden causar hiperactividad en el sistema nervioso simpático, una parte del sistema nervioso que sirve para acelerar la frecuencia cardíaca, constreñir los vasos sanguíneos y elevar la presión arterial como parte de la respuesta de lucha o amenaza. Además, el estrés crónico también puede conducir a comportamientos que aumentan la presión arterial, como comer y beber mal y no hacer cosas que disminuyan la presión arterial de forma natural. Aquí es donde el yoga puede entrar en juego, ya que se ha demostrado que las posturas múltiples ayudan al sistema nervioso a calmarse naturalmente.

Masajes deportivos

 Además de mejorar la flexibilidad, reducir el dolor, disminuir la tensión y mejorar el sueño, un masaje deportivo ayuda a mejorar la circulación. De hecho, ese es el objetivo principal de un masaje deportivo. Después de una semana de duras sesiones de entrenamiento, nuestros músculos y fascia han sufrido un daño microscópico que necesita ser reparado a través del aumento del flujo sanguíneo (ya que la sangre traerá nutrientes importantes a esas áreas). El masaje ayuda a aumentar el flujo sanguíneo a través de los diferentes movimientos empleados por el masajista. Los movimientos prolongados del movimiento ayudan a que el fluido se mueva a través del sistema circulatorio, y los masajes profundos ayudan a aumentar la permeabilidad en los tejidos fibrosos, permitiendo que más fluidos y nutrientes fluyan a través del tejido.

Comer más «superalimentos»

Hay bastantes súper alimentos para elegir, pero recomendamos incluir la mayor cantidad posible de alimentos en tu dieta habitual. Los alimentos con alto contenido de ácidos grasos omega-3 (como el salmón salvaje de Alaska, la col rizada y las nueces) pueden aumentar la cantidad de colesterol bueno en tu sangre (HDL) al tiempo que reducen la cantidad de colesterol malo (LDL). Otros alimentos que son ricos en «grasas buenas» y contienen propiedades antioxidantes y antiinflamatorias incluyen:

-Aguacate

-Aceite de coco orgánico.

-Chocolate oscuro

-Espinacas

-Semillas de chia

-Bayas de Goji